INICIO
 
inicio ]
pintura ]
dibujo ]
fotografía ]
arte digital ]
collage ]
escultura ]
obra gráfica ]
artesanía ]
grabados ]
arte psicotrónico ]
otras exposiciones ]
 
Nosotros hemos hecho y mantenemos este sitio web
PINTURA Alias Torlonio

Alias Torlonio

Alias Torlonio - Alias Torlonio - Alias Torlonio
Nuestro problema no es un virus, sino los estados pederastas que trafican con nuestras vidas y sacrifican en rituales satánicos a nuestros niños. En el 2016 el motor de búsqueda más utilizado daba la cifra de ocho millones de niños desaparecidos por todo el mundo; esto es gracias a la mentira, la censura, el chantaje y el asesinato.
Bienvenidos a la gran plaza del MUSEOVIRTUAL, amantes del arte.


>>>> Pequeño ensayo sobre el viejo nuevo orden mundial <<<<

El banco ha bloqueado mi cuenta bancaria y me han eliminado de su lista de clientes, así que mi nombre ha debido de pasar a otra lista todavía más oscura; esto sucedió por no llevar un tapabocas, aún teniendo una exención médica; esto sucedió delante de la policía y con su apoyo, ya que cuando exigí la “hoja de reclamación”, se me denegó y los policías presentes no movieron ni un dedo cuando debían ser ellos quienes obligasen a los empleados a cumplir con la “ley”. Mirar todas las palabras que he de entrecomillar, ¡no es por nada! Mi abogado me aseguró que sin mi firma no pueden dar de baja una cuenta corriente bancaria. Un juez habrá de decidir, creo. Pero ahora mismo yo me pregunto, ¿tenemos un sistema judicial?, no ya justo, esto sería pedir demasiado, sino hábil. Sigo sin tapar mi boca. Esta mañana en la cola del supermercado, una señora mayor con ojos de perra vieja, piel desleída y algo manchada más bozal, me señala con los ojos inyectados de odio la línea del suelo que demarca la distancia asocial. Ella cree que va a morir si yo paso esa línea, pero como yo estaba a dos metros de ella, he rebasado la línea por medio metro; ¡más no!, o seré fusilado posiblemente. El tapabocas no me ha permitido entender el insulto que después me ha lanzado esta señora mayor, el tapabocas ha hecho que ella se trague el insulto que dirigía a mi persona. Buen provecho. Ella no ha muerto al rebasar yo el medio metro y creo que es por esto que me ha insultado. La verdad duele a aquellos que no pueden asumirla. Llegar a una edad tan avanzada y tan llenos de odio hacia la vida y aún así aferrarse a ella, ¿qué sentido tiene?

Yo estoy condenado, me explico. Aquí parece ser que solo sobrevivirán los más cobardes y los más mezquinos, estos serán los más aptos para este tipo de dictadura que padecemos. Hace tiempo, tal vez una década o dos, que debo de estar en unas cuantas listas negras. Sinceramente, me lo he ido ganando a pulso. Desde que tenía doce años sé que todo es mentira y aún así he llegado hasta aquí; pero que nadie crea que esto me gusta y que me aferro a ello; le cedo el puesto a quien lo quiera. Lo único que me da cierta curiosidad es cómo saldré de aquí. Ahora se nos condena por decir la verdad, se nos condena por dar la cara. Vivimos entre animales. Vamos hacia atrás. El estado ha entrado en una espiral de sinrazón y criminalidad contagiosa. Cuando tenía cuenta corriente bancaria di instrucciones al banco para que devolviesen cualquier recibo de impuestos; esto se llama objeción fiscal y nace del centro de mi ánimo porque no quiero financiar estados terroristas, nunca. El mismo banco* (1) cuyo eslogan es “obra social” y su bandera una fea estrella azul de Miro (la caixa), ha revocado mi orden de objeción fiscal y se han cobrado como alimañas su tajada, pese a mi voluntad de no financiar estados terroristas. Todo es ilegal ahora, el estado está fuera de la ley. Ya no hay un sistema judicial válido. No se engañen, no me he vuelto loco; nunca ha habido democracia en España y las manos de muchos jueces están manchadas de sangre, a otras las tiñe la complicidad y el silencio. Cobardía.

El título de mi ensayo indica que el “nuevo” orden mundial es viejo. No sé si tienen curiosidad en saber la edad de este viejo nuevo orden pero para no pasar de nuevo por loco, no me iré muy atrás, así que este nuevo orden mundial tiene como mínimo dos mil veinte años (2020) y es por esto que lo llamo viejo; no vayan a creer que pretendo fastidiar la fiesta a nadie pero he de decirles que por tanto, no estamos asistiendo a su nacimiento sino a su muerte, por decrepitud; esto explica cuando menos que yo hoy no tenga una cuenta corriente. La banca es dueña del estado y el estado es el dueño de nuestras cuentas bancarias y de todas las cosas que algunos todavía creéis que os pertenecen; pero no, ni “vuestras” casas ni “vuestros” achacosos coches os pertenecen; por eso es que veis las comillas en la palabra “vuestros”, esta es una señal de que no son vuestros. Por cierto, ahora el estado ha dicho que “vuestros” hijos les pertenecen a ellos, al estado; sí, ahí están de nuevo las comillas. Pero en vez de reaccionar os habéis puesto un tapabocas, este impide que “vuestros” cerebros os pertenezcan; al no recibir suficiente oxigeno “vuestros” cerebros pertenecen también al estado; ellos os manipulan. Además los bozales son muy útiles para identificar a los más rebeldes; disidentes oigo decir, me suena a licencia poética pero yo no me engaño: condenados. Nuestra rebeldía nos condena a ser exterminados por un estado liberticida, mas vuestra pasividad también os condena a ser exterminados; parece ser que aquí no se salva nadie. A los pasivos, a todos los que permiten que sus niños sean torturados en los colegios, serán vacunados; el estado va a comprar vacunas contra la estupidez y yo al final, aunque me duela, voy a tener que admitir que esta vacuna será eficaz. A nosotros, los que vamos con la cara descubierta, no sé qué nos espera, qué tendrá pensado para nosotros este viejo, viejísimo nuevo orden mundial. Esto es lo único que como os dije, provoca en mí cierta curiosidad. Amo a aquellos que se condenan por decir la verdad y actúan en consecuencia. Los admiro. No odio a los que no se comportan de esta manera, lo expreso con sinceridad, tal como lo siento; son la una y media de la noche y estoy sentado en mi cama frente a mi ordenador, solo en el mundo, ¿a quién habría de mentir? ¿Para qué si estoy solo? Además, a los trece o catorce años me marqué el propósito de no mentir nunca y siempre recuerdo este propósito. Las cosas más importantes de la vida se deciden pronto, podéis creerme, de manera consciente o por defecto. Y porque es un gran defecto, porque es defectuoso por naturaleza, este viejo nuevo orden mundial está ahora agonizando.

Epílogo.

Después de esta odisea fui a otra entidad bancaria de la ciudad más cercana a donde vivo. La caja Rural tomo mis datos para abrir una cuenta corriente sin problemas, salvo que el número de mi cuenta nueva no salía en pantalla. La chica se disculpó conmigo y me citó para día después y allí fui. Entonces ella misma me echó de la CAJA RURAL asegurándome que nunca me abrirían una cuenta por quejas de los clientes por no portar BOZAL.Y yo me pregunto: ¿Qué clientes si nadie me ha visto nunca ya que daba la espalda a quién, a un cliente tal vez, ocupado en una ventanilla? ¿No será que la mafia bancaria que orquestó esta plandemia miserable castigará ejemplarmente a quien no siga el teatro de las máscaras?

>>>> Nota <<<<

*(1) – Sobre esta entidad bancaria tengo otro suceso sufrido que quiero hoy hacer público. Lo resumiré tanto como pueda. Puse en el 2017 una transferencia de 100 € a una cuenta bancaria de México D.F. El gestor de México se quedó la “mordida” de 50 €, el español que tramitó la transferencia se debió decir en un arranque de patriotismo: Nadie nos ha de superar a sinvergüenzas a los españoles. Y se quedó también 50 €. Hacer la suma por favor. Esto me pasó a mí, fui a la entidad bancaria cuyo eslogan era “obra social” (LA CAIXA) y me robaron todo lo que llevaba en la mano aquel día; robo antológico señoras y señores. Esto es lo que hay con respecto a la banca.

>>>> Escrito entre el 10 y el 11 de diciembre del fatídico año 2020 <<<<

>>>> Contacto: torlonio@protonmail.com <<<<




 
 
Para contactar con el artista PULSA AQUÍ
 


Entrar a la Sala  ·  Atmosfera - 1996  ·  


Entrar a la Sala  ·  Rituales de sangre - 2005  ·  


Entrar a la Sala  ·  Portafolio - 1999  ·  


Entrar a la Sala  ·  New York - 2015  ·  


Entrar a la Sala  ·  Recorta y pega - 2013  ·  


Entrar a la Sala  ·  Fuel-Oil - 2005  ·  


Entrar a la Sala  ·  La casquería - 2014  ·  


Entrar a la Sala  ·  Los rechazados - 2012  ·  


Entrar a la Sala  ·  Fuel-Oil - 2005  ·  


Entrar a la Sala  ·  Retratos  ·  


Entrar a la Sala  ·  El bosque - 2016  ·  


Entrar a la Sala  ·  Dibujos   ·  


Entrar a la Sala  ·  Dibujos  ·  


Entrar a la Sala  ·  El papel del papel - 2011  ·  


Entrar a la Sala  ·  No se ven - 2017  ·  


Entrar a la Sala  ·  Retratos  ·  





© esernet · reservados todos los derechos · aviso legal y condiciones de uso · política de privacidad y protección de datos